Museu Modernista de Catalunya
MMBCN » El Museo » El Edificio

El Edificio

Façana edifici

Fachada edificio

La sede del MMBcn se ubica en el centro del barrio del Eixample de Barcelona, en un edificio modernista proyectado en 1902 por el arquitecto Enric Sagnier. Su situación constituye el marco histórico-cultural idóneo a la colección que alberga, ya que pertenece al barrio por excelencia de los protagonistas del Modernismo. El ambicioso plan urbanístico que Ildefons Cerdà llevó a cabo a finales del siglo XIX para ampliar la ciudad mediante la anexión del Ensanche al centro permitió a la sociedad catalana desarrollar un perfil arquitectónico y una imagen característica e identitaria. Muchos de estos edificios, incluyendo el museo, son importantes documentos históricos y estéticos de una época brillante y esplendorosa en Barcelona.

Cercano al Passeig de Gràcia y a la Rambla Catalunya, donde se alzan numerosas construcciones de prestigiosos arquitectos de la época como Antoni Gaudí, Lluís Domenèch i Montaner o Josep Puig i Cadafalch, el museo expone gran parte de los objetos y obras de arte que decoraban los interiores de estas emblemáticas casas barcelonesas. El local fue inicialmente un almacén de distribución de la empresa textil Fabra & Coats, siendo posteriormente rehabilitado para albergar la colección, destacando la restauración de la bóveda catalana de la planta inferior y el pavimento, elementos originales del edificio. La fachada asume los rasgos de estilo propios de Sagnier: el juego de colores de la piedra clara y el estucado rojo, los detalles florales en relieve bajo balconadas y sobre las puertas, de gran elegancia y movimiento, y la sinuosidad del perfil superior.

Sagnier

Enric Sagnier i Vilavecchia

Enric Sagnier i Vilavecchia (Barcelona, 1858-1931), es el arquitecto más prolífico de la época con más de 300 edificios catalogados dentro y fuera de Cataluña. Dedicó toda su vida a la arquitectura, y proyectó edificios de diversa tipología, desde casas particulares y edificios públicos hasta iglesias, fábricas y hoteles. Su estilo fue evolucionando con el inicio de siglo desde el clasicismo e historicismo hasta el modernismo, insuflando sencillez y modernidad a numerosas viviendas del Ensanche.

Compartir en
Instagram