MMBCN » La colección » Escultura

Escultura

Enric Clarasó i Daudí, Niño herido

Enric Clarasó i Daudí, Niño herido

La escultura catalana modernista se caracteriza por el tratamiento de una serie de temas de carácter más intimista, privado y emotivo. Al mismo tiempo que la ciudad, a causa de la gran reforma urbanística del momento, iba adornándose con monumentos y piezas escultóricas destinadas a espacios abiertos y edificios públicos y particulares, paralelamente se desarrolló una escultura que reflejaba los nuevos ideales intelectuales, en muchas ocasiones de fuerte sentimiento católico.

La planta inferior del museo aloja una serie de espacios dedicados a importantes escultores del panorama catalán. Gran parte de estos artistas se dedicó al estudio de la figura femenina, aprovechando las posibilidades que ésta ofrecía través del estudio de la anatomía y el tratamiento de los materiales, lo cual permitía expresar ciertos rasgos psicológicos e incluso ideas y conceptos espirituales. Igualmente, se aprecia en las obras la influencia de las nuevas técnicas desarrolladas en Francia, de la mano de Auguste Rodin, para el que el propio material cobra importancia como parte expresiva del conjunto.

 

 Josep Llimona i Bruguera, Desconsol

Josep Llimona i Bruguera, Desconsol

Entre los artistas cuyas obras se exhiben en el museo, destacan las figuras de Josep Llimona, Enric Clarasó, Eusebi Arnau, Lambert Escaler, Miquel Blay y Rafael Atché. Llimona tiene un espacio dedicado en el que figuras de medio tamaño reflejan el estudio de esta anatomía humana, destacando una de las versiones que realizó de su famoso Desconsuelo, estudio femenino de gran belleza y melancolía que originariamente formaba parte de un conjunto funerario. Clarasó traduce a la perfección el espíritu cristiano que hacía emanar de unas figuras llenas de introspección y emotividad contenida. Escaler, por su parte, se especializó en bustos de terracotas policromadas de temas femeninos, donde la pieza aúna el carácter decorativo de toques simbolistas junto a la funcionalidad de la misma.

Miquel Blay i Fàbregas, Sueño

Miquel Blay i Fàbregas, Sueño

Compartir en
Instagram